Dark Souls 2, Guía y experiencias
 

Principal / Dark Souls 2 / El valor de las alianzas en un mundo virtual de juegos

 

¿Quién no ha dependido de aliados para superar algunos obstáculos de este juego? A veces vamos solos para explorar y sentir la emoción de estar solos ante el peligro que representa este mundo virtual, pero una vez que hemos superado nuestros retos personales del juego, suele caer muy bien la compañía, ya sea de aliados ocasionales o amigos que vamos haciendo conforme nos sentimos a gusto con ellos.

¿A quién no le gusta la compañía ahora que está tan de moda los modos online?

Conforme avanzo en mis aventuras voy colectando nuevos amigos, unos más entrañables, otros sólo están de paso, pero vamos creando esas pequeñas alianzas que alimentan esos momentos de ocio que tenemos después de cumplir con nuestra jornada de labores cotidianas.

Con Almita, disfrutando de la plácida compañía de los centinelas de las ruinas.

Una de mis más queridas amigas es @AlmaDarkSword, quien comenzó como una amistad casual y después congeniamos tanto que incluso ya confiábamos ciertas cosas personales en nuestras conversaciones. @Fhernandox, a quien en mis aventuras llamo Sir Fercho, luchando junto a una de mis princesas más queridas: Dianita, mi hechicera.

La emoción que nos ofrecen los modos multijugador son insuperables cuando disfrutamos nuestra aventura.

Así pues, la lista de amigos se vuelve extensa, a algunos ya conocía desde la primer entrega de mi juego favorito, como a Blas_de_Lezo.

“Blasito”, uno de mis fieles amigos virtuales desde la primer entrega Dark Souls con quien juego después de mucho tiempo.

Sé que no todos perciben los juegos de la misma forma, para algunos sólo es pasar su aventura y ya, para otros importa más el obtener puntos, para otros tantos, les divierte más hacerle la vida de cuadritos a los jugadores siendo el enemigo y para otros cuantos, que se reúnen para recorrer juntos su mundo de fantasía y ayudarse, mientras tanto en medio de los errores, risas o desaciertos, se va creando un vínculo de amistad.

Aunque antes solía esconderme o salir del online, he aprendido gradualmente a enfretar a los bravucones del juego. A veces soy vencida por jugadores más hábiles, pero también suelo ganar.

En este juego como en otros, las recompensas siempre son variadas y acorde a lo que deseamos obtener por pago, ya sea en armas o en puntos (las almas en este caso). Incluso hasta los enemigos (espectros rojos) obtienen sus recompensas conforme vencen al dueño en su propio mundo.

Este tipo de juegos me encanta porque ofrece muchas posibilidades para que constantemente los que estamos involucrados regresemos y lo sigamos disfrutando. Supongo que estas bases aplican para cualquier otro juego, pero en este momento sólo me enfoco en mi favorito.

Cuando el equipo está bien integrado, solemos cuidarnos… claro que en otros casos existe el invocador que sólo cuida de sí mismo usando de carnada a los aliados sin que se arriesgue en lo mínimo ¿A quién no le ha ocurrido alguna vez?

¡Oh, la bella victoria! ¡Gracias, chicos! Completitos y todos ganamos.

Después de la victoria, llega el cálido sol.

 

Acerca del autor: admin

admin
 
 

Posts recientes en Dark Souls 2

 

Deja un comentario